viernes, 18 de marzo de 2011

Emilio González Sáinz

Emilio ante uno de sus cuadros
Siempre me han gustado sus paisajes, llenos de árboles y acantilados. Gaviotas, cielos nubosos, y ese mar plácido a veces, y otras hosco, cruzado de barcos con las velas desplegadas.
Un escenario de solitarios melancólicos: escaladores y paseantes  decimonónicos, de catalejo y levita, melena al viento, bontines y bastón. 

El jueves inauguró una exposición en la galería EGAM, de Madrid, titulada Nuevos Paisajes

Lagos y caminantes, tocones y pinares, casas con chimenea, y un azul con nombre y apellidos. Tal vez prusia o Windsor; verde oliva y Perylene, o el gris de Payne, que es el mismo color, exactamente, que el de los atardeceres en el norte.
La exposición puede visitarse hasta el día 16 de abril.