viernes, 24 de diciembre de 2010

Puerta en el muro

Hay un cuento de H.G.Wells, La puerta del muro, en el que cuenta la historia de un niño que, cada mañana, camino del colegio, pasa por delante de un muro en el que hay una puerta que siempre está cerrada.
A menudo se pregunta qué habrá detrás. Dónde conducirá.

Un día, ve la puerta está entreabierta y, empujando, por la rendija, se asoma al interior: un inmenso jardín y la escalinata, al fondo, que conducen a un viejo caserón.
Quiere entrar pero tiene prisa (llega tarde al colegio) y tiene que marcharse. Pero corriendo apurado se pregunta si volverá encontrar algún día aquella puerta abierta. Y si conducirá a ese mismo jardín. 

Cada año, por navidades, preparo un regalo especial para amigos. Hace un par de meses le propuse a Pedro Núñez que se encargara de la sorpresa navideña de este año, y me planteó hacer Puerta en el muro.

Cincuenta obras originales, firmadas y numeradas, realizadas en papel Caballo de 250 gramos.

Cincuenta puertas -figuras, arquitecturas, formas-, que muestran que aunque la puerta volvió a abrirse en el muro, ya nunca volvió a dar al mismo sitio.


                                                        Abajo pueden verse las cincuenta obras que componen el proyecto. Un lujo, Pedro Núñez, y sus puertas.

3 comentarios:

Isabel dijo...

¡Qué bonito Jesús!. Tan delicado, tan etéreo...
Felices días amigos. que sigas haciendo lo que te gusta junto a la gente que quieres.
Un abrazo

Jesús Marchamalo dijo...

Gracias, Isabel. Pero el mérito, esta vez, es exclusivamente de Pedro.
Felicidades también para ti.
Un beso.

Elena dijo...

Espuertacular.
Bso