domingo, 22 de enero de 2012

La casa de Keats

Keats por Severn
Sabía que John Keats había muerto en Roma, pero no sabía que su casa, junto a las escalinatas de la Piazza de Spagna, podía visitarse. Un segundo piso, con vistas a la plaza donde vivió apenas cuatro meses con su amigo Joseph Severn quien le dibujó -a la derecha- dormitando en su cama, pocas semanas antes de morir.
De la casa en la que vivió Keats, no se conserva apenas nada. Tras su muerte, por tuberculosis, la ley vaticana obligó a quemar no sólo la ropa sino los muebles, las cortinas del cuarto, e incluso el papel de las paredes, para evitar que la enfermedad se propagara.


Keats llegó a Roma en noviembre de 1821, y murió el 23 de febrero del año siguiente, con apenas 26 años. Poco antes de morir pidió a su amigo Severn que visitara el cementerio protestante, y que le contara cómo era.

Y Severn le descibió aquel lugar tranquilo, soleado, al lado de la muralla aureliana: el verde de la hierba y las numerosas flores que crecían sobre las tumbas, sobre todo violetas, las favoritas de Keats.
En la casa se conservan cartas y dibujos originales, manuscritos, libros y objetos personales.
Y los visitantes pueden mirar por la misma ventana por la que Keats miró en sus últimos días, escuchando la fuente de Bernini y su rumor del agua, y el sonido de los cascos de los caballos. Lo mismo que hoy puede oírse allí en su habitación.



Toda la casa está cubierta de estantes donde, a lo largo del tiempo, se han ido guardando ediciones de Keats y Shelley, cuyas cenizas, tras el naufragio de su barco, en Toscana, están también enterradas en Roma.
No he leído mucho a Keats, pero siempre me ha interesado su obra y su figura desde que descubrí aquel libro que le dedicó Cortázar, Imagen de John Keats. Aquel joven, que dejó sus estudios de medicina (fue practicante durante años) para escribir. 

Cuando murió nadie lo conocía. De manera profética dejó escrito: "Me levanté una mañana y descubrí que me había hecho famoso".
Bien por Keats!!!
  

                           


8 comentarios:

L.P dijo...

Jesús, qué bueno poder viajar un poquito a través de tu crónica y tus fotos.

Abrazos

Blog de Jesús Marchamalo dijo...

Muchas gracias.
Abrazos también para ti.

Dunsany dijo...

Hola, me llamo Luis. Soy nuevo por estos barrios.
He intentado leer "imágen de John Keats" y he tenido que dejarlo aparcado en doble fila.Me perdía y no entendía gran cosa. La vuelta al dia... sí me ha encantado.
No sé si conoce la obra y qué le parece
un saludo

G. Kópecks. dijo...

Yo, que siempre he criticado a la prensa del corazón, me lío a leer tus libros y veo que no soy tan diferente, arghh. ¿Qué has hecho, Jesús, qué has hecho?
Me alegro mucho del éxito de tus libros. Enhorabuena.

Francisco Machuca dijo...

Descubro su blog tras haber leído su estupendo libro Donde se guarda los libros.Gracias a él acabo de escribir mis andanzas y desventuras del niño que fui y quiso construir su propia biblioteca.
Me gusto mucho su blog y con su permiso le enlazo.

Un cordial saludo.

http://fmaesteban.blogspot.com/2012/01/donde-se-guardan-los-libros.html

Blog de Jesús Marchamalo dijo...

Gracias, Francisco, por tu lectura, y por tu mensaje.
Qué bien que te gustara Donde se guardan los libros.
Un saludo.

Blog de Jesús Marchamalo dijo...

Gracias, Luis. Sí, conozco La vuelta al día... y me parece un libro estupendo, lleno de sugerencias y bien divertido.
Imagen de John Keats, sí,estoy de acuerdo contigo, es un poco más difícil.
Saludo.

Blog de Jesús Marchamalo dijo...

Gracias, Kopecks.

Saludos.