viernes, 8 de abril de 2011

La cigüeña de Blixen

La baronesa Blixen
Me encantó esa historia de Karen Blixen. La de un hombre que sale una noche de la cabaña donde vive, alertado por un ruido desconocido.
Tropieza, cae, se dirige hacia el bosque bordeando el estanque, se zafa de las ramas, trastabilla de nuevo, ajetreado y, al final, vuelve a su casa, caminando por un claro iluminado por la luna.

Se acuesta y al levantarse al día siguiente, ve desde la ventana sus propios pasos -el tropezón, la carrera hacia el bosque, el estanque, la vuelta, el camino del claro- y cómo dibujan sobre la nieve una cigüeña.

2 comentarios:

Tesa González dijo...

A costa de parecer atropellada, hazte a la idea que algún día tengo que poner mis ilus a tus letras. No hay discusión posible. Besos y besos. Deliciosa la entrada del cuento de Blixen.

Blog de Jesús Marchamalo dijo...

Anda sí.
Besos.