sábado, 15 de enero de 2011

Fotos y muñequitos

Me gustan los estantes llenos de cachivaches: papeles, postales, muñecos, figuras y pequeños recuerdos.
Un escenario, casi, de chamarilería, de museo de prodigios, de almacén de objetos desparejados.
Piedras, fósiles, fotografías, medallas y condecoraciones escolares.

Hay aviones, tijeras, cajas de cerillas que han ido llegando no sé sabe de dónde, un viejo tintero, una muñequita repetida de los Kinder, y un par de trozos de antiguas chimeneas ennegrecidas por el humo de Palermo. Me gusta ese universo de fragmentos traídos de aquí y de allá, cada uno con su historia minúscula.

Un pedazo de ámbar comprado en una feria de minerales; un trozo de adoquín de la Gran Vía; una horma de zapato al lado de una foto, en blanco y negro, de Calvino.
Una cuchara de alpaca, con iniciales; dos flotadores para pescar, la composición, en letras de plomo, de una invitación de boda, un cartucho de caza.

De cada uno podría contar su historia. O inventarla. Un barquito, dos pesas de balanza, cantos rodados -blancos, negros y grises- recogidos en una playa. Y las letras de madera de aquella antigua imprenta donde se hacían carteles.
Los testigos de la facultad de encontrar, o también de ser uno el encontrado. 


13 comentarios:

Miguel Cobo dijo...

En cierta ocasión uno de esos objetos -curiosa afinidad, pero no infrecuente- me inspiró un breve poema. Te lo adjunto a modo de comentario:

http://riografia.blogspot.com/2010/04/objetos-cotidianos_23.html


Saludos

Jesús Marchamalo dijo...

Gracias, Miguel, por tu comentario. Me ha encantado ese gallo portugués, junto a Joyce.
¿Sabes que de tu página me llegan decenas de visitas?
Abrazo.

Jesús Cánovas dijo...

Lo ultimo que he añadido yo a mis estanterías, una tibia de caballo…

En tus entradas voy oyendo esa voz lejana de “Noches de Alanda”

Jesús, gracias, un abrazo.

Blumm dijo...

Enhorabuena por el blog. Lo desconocía. Lo añado a mi lector RSS. La culpa de estar aquí es de Mark Twain, sépalo usted.
Enhorabuena y gracias por escribir.
Ah, hoy lo nombro en mi blog.
Un saludo.

Jesús Marchamalo dijo...

Gracias, Jesús.
Me encanta ese recuerdo tuyo alandés, tan entusiasta.
Abrazo

Jesús Marchamalo dijo...

Y gracias, Blumm. Me ha encantado tu post sobre el prólogo de Twain.

Y sí, que alguien llegue aquí recomendado por Twain es un inesperado honor

Saludo

J. G. dijo...

Muy literaria las partes subliminales de la última fotografía.

Jesús Marchamalo dijo...

Sí, J.G., sí tiene algo de contenido subliminal.
Gracias por tu comentario.

C. Martín dijo...

Me gustan mucho sus estanterías, tienen vida.
También me gusta el blog, he descubierto que además de ser periodista es persona, dicho sea con cariño :-)

Jesús Marchamalo dijo...

No ocurre siempre, Carmen, pero tampoco es algo excepcional. Me refiero a ser persona y periodista.
Gracias por el comentario.
Que bien que te gusten mis estanterías.

Carmen Troncoso dijo...

Cuando yo era chica, pensaba que la biblioteca de mi casa era la mas bonita e interesante, en realidad eso era lo único que me interesaba de una casa cuando iba de visitas. Todas las cosas que tienes ahi, visten tu biblioteca, es fabuloso!!

lusi64 dijo...

Hola me llamo Lucía y soy una de las alumnas del Ramón y Cajal de Cuenca me gustó mucho tu visita a mi cole fue muy interesante todo lo que contaste.Nuestra profesora nos a contando uno de tus libros(la tienda de palabras) es muy chulo.
¿Te pareció que nos portamos bien?
espero que me contestes pronto.
Atentamente Lucía.

Blog de Jesús Marchamalo dijo...

Hola, Lucía. Qué bien que hayas venido a ver mi blog. Y qué bien que te gustara la charla, el otro día.
Me encantó visitar vuestro colegio, escuchar vuestras opiniones, y sí, claro que os portásteis bien.
Ya me dirás si te gusta La tienda de palabras.

Y gracias por tu mensaje¡

Suerte