domingo, 3 de junio de 2012

Firmar en la Feria

Hace años que voy a la Feria del libro, en el Paseo de coches del Retiro.  Ese paraíso de bicicletas y patinadores que, durante tres semanas, conquistan los lectores.
Me gusta pasear, perderme en las casetas, ver libros, encontrarme con gente...

Y coincidir con Mestre, el poeta, que siempre firma alguna de las dedicatorias más bonitas y coloristas de la Feria.





Me contaron, por cierto, que entre las firmas más solcitadas estaban las de Eduardo Galeano, Mendoza, Almudena Grandes, Javier Marías y, sorpresa, la del televisivo Mario Vaquerizo, asediado  por un ejército de fans en las casetas de visitaba.


Debo confesar que apenas le he visto un par de veces en la tele, de pasada y desantento, y que tampoco sé nada de su libro, así que no puedo decir mucho más.

Me gustó, eso sí, encontrarme con Enrique Vila-Matas, que firmaba, entre otros, su último Aire de Dylan, y que dibuja en las dedicatorias una silueta -sombrero apenas esbozado y gabardina- que podría perfectamente ser él mismo.




Por cierto, que el propio Vila-Matas salió en una de mis fotos sonriendo, lo que no deja de ser meritorio, en cierto modo.



También yo he ido a firmar, un par de veces, y debo reconocer que es un extraño, singular privilegio, encontarse con los lectores y firmarles su libro, con la tinta turquesa.

Un placer. Gracias, de nuevo, a todos.



6 comentarios:

Elena dijo...

Es indescriptible lo generoso que eres con tus lectores, como cuidas tus dedicatorias, como te pones en el lugar del otro. Quizás sea porque aprecias, como curiosamente pocos escritores suelen hacer, el valor del libro o mejor dicho la relación que establece el que lee con lo que lee y con el que ha escrito lo que lee. Me encantó tu entrevista con Azcona. Te debo una.

L.P dijo...

Jesús, estoy de acuerdo con Elena. No te puedes hacer una idea la alegría que me dio que me firmaras "Tocar los libros" lo lleve para regalárselo a un amigo y luego ya me compraría otro, al final volvió a mí. Hay libros que no se quieren separar de nosotros porque saben lo mucho que los queremos.

Gracias.

Abrazos a miles.

Aldabra dijo...

Gracias a tus palabras aspiro el aire de Feria.

Tuve la suerte de escuchar recitar a Mestre y es una delicia.

biquiños,.

Anónimo dijo...

Hola Jesús,
soy Antonio de Martos (Jaén), estuve en Madrid el 31 de mayo, pasé por la tarde por la feria del libro y sin quererlo te encontré en aquella caseta de la editorial fórcola. Un encuentro casual, como ocurre a veces con los buenos libros y sin duda con un buen escritor como tú.
Gracias por tu dedicatoria y dibujo. Fue un placer encontrarte y conocerte en persona. Un abrazo.

Pepe Arcadio dijo...

Jesús, ha sido un placer para Rosa y para mí volver a encontrarte y volver a hacerlo entre libros, el domingo 10 de junio, en la Feria del Libro de Madrid. Nos hizo mucha ilusión verte, recordar tu visita a nuestro centro en Agüimes (Gran Canaria) el pasado curso y sentir tus palabras de reconocimiento y cariño.
Por cierto, compramos el libro de Mestre y en efecto, qué lujo de dedicatoria, una obra de arte en la imagen que nos plasmó sobre la marcha que se une a la obra de arte de sus poemas en el libro “La casa roja”, que fue el que adquirimos.
Un abrazo.

Blog de Jesús Marchamalo dijo...

Gracias a todos. Disculpad que no os haya contestado antes, pero he andado un poco ajetreado.

Abrazo.s